sábado, 10 de agosto de 2013

¿Qué hay en mi bolso? Un viaje al pasado

He perdido la cuenta de las fotos tipo "What's in my bag" o "Qué hay mi bolso" que he visto circulando por la red, y siempre que me topo con una me invade la misma sensación: vergüenza. Vergüenza de mi propio zarrapastrosismo, porque el contenido de mi bolso es a los de esas imágenes lo que el agua de la fregona a Evian: tickets del supermercado, caramelos del medievo que no me voy a comer, bellotas (en serio), cuentas sueltas que me encuentro por ahí, cosas fuera de sus fundas y un largo e indigno etcétera.
 
Pero al parecer no siempre he sido así. Ayer encontré un bolsito antiguo que usaba para jugar cuando tenía unos diez u once años y me hizo preguntarme qué fue de aquella señorita tan distinguida.
 
 
 
 
A saber: un abanico dieciochesco, una sortija, una bola saltarina, un pincelito rosa, la medalla de Rolly Patinadora, una horquilla de lunaritos celestes, un reloj rojo y algunos billetes de mentira, entre ellos uno de 510.000 pesetas. Cuidaíto que yo no salía a la calle sin dinero suelto.
 

 
 
Esto no puede refrescar mucho, ¡pero es tan bonito!

 
 
Espero que tengáis un gran sábado y que vuestros bolsos estén impecables. Y muchas, muchas gracias por vuestras palabras bonitas para las Niñas del Bosque. ¡Feliz tarde!

5 comentarios:

aStroStrich dijo...

jajajajajajajjaaja, cuidaíto a ver si te empapelan por hacer tu propio dinero!

Rous Tm dijo...

jajajaja, que bonito bolso, y los billetes, me encantaron!!!

Mi mochila está llena de papelitos del autobús, propaganda, guantes de látex y envolturas de dulces y chocolates, creo que ya la voy a limpiar :D

Saludos!

PomponsParty dijo...

jaja que hermosura Yle! quisiera haberte conocido de pequeña, seriamos buenas amigas.

La Marïmantah! dijo...

Me parece que somos muchas las que padecemos el síndrome del bolso-kaos.
De pequeña también guardaba mis tesoros en un bolso, pero con una hermana menor y 2 hijas, se extreviaron. Mis niñas Alicia y Nerea también han tenido y tienen sus bolsos-relicarios. Es tradición de madres a hijas...
Esta entrada me ha hecho viajar al pasado nostalgico de mi memoria. Gracias Ylenia.

muchacha zángana dijo...

Jijijijiji, qué punto lo del dinero de mentira.
Yo coleccionaba y colecciono bolas saltarinas!!
De pequeñas cuidabamos mucho los detalles, ahora los bolsos son agujeros negros, jajajajaja.