domingo, 14 de diciembre de 2014

Los días más cortos

El Solsticio de Invierno está a tan solo una semana de camino de aquí. Los días se irán alargando poco a poco, tan poco a poco que apenas nos daremos cuenta hasta que estemos cerquita de la Primavera. El Invierno es así de gentil: mientras refunfuñamos porque nos hiela la punta de la nariz y de los dedos y deseamos vivir por siempre jamás hasta Mayo bajo las mantas, él nos va trayendo la luz del Sol muy despacio, como para darnos una sorpresa. Así que estos son los últimos días cortos, los más cortos y oscuros de todo el año.

Hasta los meses parecen más cortos, o por lo menos a mí se me pasó Noviembre en un suspiro, y todos sabemos que Diciembre es un torbellino. He conseguido no volver a pillar un resfriado gordo en todo el mes -solo una tos aquí y una voz de fumadora de ducados allá- y los días que el tiempo atmosférico y el cronológico lo han permitido me he campeado un poco, que eso siempre viene bien para todo tipo de males.


 




La esparraguera en Invierno tiene unos frutos muy bonitos




En realidad iba corriendo a posar, pero cada vez que veo esta foto me gusta imaginar que voy así de dispuesta caminando cual gnomo por los montes



Recogiendo semillas de hinojo




En uno de nuestros paseos nos hicimos amigos de esta gatita peluda. Cuando pasamos por delante de su casa decidió unirse a nosotros y allí estuvo trotando, jugando y pidiendo mimos hasta que regresamos al punto de partida y nos despedimos hasta la próxima vez. Porque ahora somos mejores amigas forever




Por muchas excursiones que haga, siempre echo en falta más verde. He estado dándole vueltas a la idea de pasar aunque sea una semana en una casita en la montaña, conociendo y aprendiendo y experimentando con tintes naturales, con materiales y formas curiosas que están ahí fuera. Desde que empecé a interesarme por conocer lo que me rodea he encontrado una nueva forma de mirar alrededor: donde antes veía pájaros ahora veo estorninos y mirlos y colirrojos y herrerillos, y voy atenta a lo que sucede sobre mi cabeza y bajo mis pies, a todos los colores y los olores.


 


¡Feliz última semana de Otoño!

sábado, 1 de noviembre de 2014

Y se fue Octubre

A principios de semana se mascó la tragedia: tenía un resfriado tan horrible y devastador que no sabía si estaría recuperada para celebrar Halloween el viernes. Pero se ve que las diferentes combinaciones de miel, jengibre, tomillo, romero y orégano han surtido efecto y ayer por la mañana mi estado era bastante aceptable. Menudas son mis defensas cuando les interesa.

Octubre ha pasado rapidísimo, quizá porque en algunos momentos parecía una prolongación de Septiembre. Cuando comenzó hice una lista de cosas que quería hacer para así no olvidarme de aprovechar al máximo este mes tan mágico, y a día uno de Noviembre he cumplido algo más de la mitad. Diecisiete de treintayuno. No parece mucho, pero me he divertido haciéndolas y algunas de las que me quedan aun puedo hacerlas en los próximos días, ¡incluso hoy mismo!




He trasteado en la cocina, probado el pumpkin spice latte casero, tejido calabazas...Octubre siempre es naranja y huele a pulpa de calabaza, ¡me encanta ese olor!






Colgué fantasmitas de tul, guirnaldas de papel, murciélagos de cartulina y adornos que he ido acumulando un año tras otro. Ha sido genial levantarse por las mañanas y que todos los días fuera Halloween.





Cosí esta guirnalda usando las muestras del taller de serigrafía que hice con Moco de Pavo hace unos meses; los esqueletos tenían una pinta tan bailonga que ya salí de allí con la idea de plantarles unas falditas de tul.



Anoche despedimos a Octubre con una pequeña fiesta en la casita marrón, que se veía muy bonita con las velas y las risas encendidas, y brujas y zombies pequeñitos pidiendo caramelos en la puerta. 



Esta foto me la hizo mi padre. Como veis tengo una reja de seguridad para protegerme de los niños asalvajados por el consumo excesivo de azúcar.


También hubo cursiladas otoñales, como esta Niña Calabaza escritora y esta horquilla cucurbitácea para dos pelirrojas bonitas.




Octubre se marcha, pero llega Noviembre; el pobre siempre está a la sombra de sus hermanos más festivos, pero yo creo que es un mes para disfrutar sin prisas de todo lo bueno del Otoño. 

¡Feliz comienzo de Noviembre!




miércoles, 22 de octubre de 2014

Retales, conejitos y jirafas

Creo que compré esa tela gris de lunares para un encargo de una muñeca y desde entonces le he dado bastante uso, tanto que hace unos días me di cuenta de que solo quedaba un pequeño retal. Y cuando lo encontré, supe que quería usarlo para hacer un conejito. Dos, de hecho. Mamá Conejo y Bebé Conejo.


 




Mamá Conejo enseña a Bebé Conejo las cosas realmente importantes de la vida: cuándo hay que recolectar las zanahorias, qué hierbas le ayudarán a mantener sus pequeños dientecitos limpios y frescos, cómo predecir el tiempo mirando al cielo y saber si es el momento de mantenerse calentito en su madriguera.





Mamá Conejo lleva una cinta de terciopelo con una hojita, y ambos tienen rabitos de fieltro bordados




Me hizo gracia que Bebé Conejo quedara tan chico y tan gordo, así que estoy aprovechando lo poquito que queda de esa tela para hacer gatitos y conejos regordetes que se convertirán en adornos de Navidad




Pero no son estos los únicos conejitos que se han paseado por aquí últimamente. Estos otros vienen en forma de miniamigos con zanahorias bordadas.








Les acompañan sus amigas las jirafas, porque como todo el mundo sabe las jirafas y los conejos se llevan genial y les encanta salir juntos por ahí a tomarse unas hierbas.








Puedes encontrarlos a casi todos (un conejito y una jirafa ya vuelan camino de una casa preciosa en Canadá) aquí.


¡Buenas noches y que tengáis un gran jueves!





viernes, 17 de octubre de 2014

Lady Marmalade

Nadie sabe su verdadero nombre, pero todos la conocen como Lady Marmalade. Le gusta pasarse el tiempo en la cocina preparando deliciosas mermeladas, coleccionar tarros y telas antiguas para envasarlas y componer canciones para su grupo de doo-wop. Es todo un festival de sonidos sentarse bajo su ventana mientras esperas disimuladamente a que te invite a probar su nueva combinación de sabores.


 



Lleva un bonito delantal de cuadros rojos y blancos decorado con corazoncitos de fieltro rojo y un bolsillo de encaje donde guarda su cuchara de madera para remover, bordada a mano en fieltro blanco. En su mano sostiene un tarro de mermelada, también bordado a mano, con una cinta elástica en la parte trasera.






La combinación de rojo y rosa tiene muchos detractores, pero a mí me encanta. Luego vas al campo y la Naturaleza mezcla los colores como le da la gana, ¿y a que queda estupendamente? Pues eso, yo no me cierro a nada. Y así voy a veces, hecha un cromo y ganándome comentarios de los niños del tipo "llevas zapatos de payaso" o "te vistes como mi abuelita".




Pero ése no es el caso de Lady Marmalade, monísima con su peinado cincuentero que aprendió a hacer con un tutorial de youtube. Ya puedes econtrarla blandiendo su cucharón aquí 


Por cierto, hacer mermelada es uno de mis objetivos para este Otoño, ¿de calabaza? ¿de zanahoria y naranja? Siempre se me pasa preparar mermelada de fresa en Primavera, y ahora me vendría genial porque he descubierto mi nueva tostada favorita: crema de cacahuete, mermelada de fresa y una pizca de tomillo, ¡superbueno!


¡Feliz findesemana con nuevas y emocionantes tostadas!

viernes, 10 de octubre de 2014

¡supercursi en Plush You!

Hace unos meses os contaba que me habían seleccionado para participar en Plush You!, una exposición de muñecos y todo tipo de criaturas que se celebra desde hace diez años en una pequeña y colorida tiendecita de Seattle, Schmancy Toys. Entonces parecía que faltaban siglos, pero la fecha se fue acercando tanto y tanto que ¡argh! ¡es HOY!


 


Seattle está allí y yo estoy aquí, en la casita marrón, en pijama y comiéndome un yogur, pero eso no impide que esté contenta y emocionada porque tres de mis chicas van a estar en tamaño fiestorro haciendo un montón de nuevos amigos. ¿Queréis conocerlas? Pues así son Pineapple Princess, Birdie y Temperance Teapot (siempre pongo nombres en español, pero claro, es que estas muchachas van preparadas para cruzar el charco).


PINEAPPLE PRINCESS

 




Las fotos no son muy buenas, pero quería enviar el paquete con suficiente antelación para cubrirme ante cualquier retraso (de hecho los de correos de EEUU me tuvieron con el alma en vilo durante once largos días en los que yo no sabía dónde ni cómo estaban mis niñas, ¡MIS NIÑAS! *voz desgarradora de madre*), el Sol no se dignaba a asomarse los últimos días que pasaron aquí en casa y con esa luz mortecina me tuve que conformar. 


BIRDIE





Le di muchas vueltas a las criaturas que enviaría para representar al imperio supercursi -esto es, yo atrincherada en el taller con la ropa cubierta de hebras de hilo y pelusas de floca- y cuando me quise dar cuenta la cabra tiró al monte ella sola y el resultado fueron tres cosas que me pirran, me encantan y me chiflan: los pájaros, el té con su correspondiente vajillerío y las canciones bonitas, alegres y bailongas de los 60.


TEMPERANCE TEAPOT





Aún faltan un par de horas para que se abra la puerta a un espacio lleno hasta los topes de muñecos de todas las formas, tamaños y colores, ¿os imagináis? ¡Yo me volvería loca!

¡Pasadlo bien, hijas mías!




Y a vosotras y vosotros, ¡que tengáis un gran findesemana de los largos!