miércoles, 29 de febrero de 2012

Un día por ahí

Hoy he tenido un día por ahí, que buena falta me hacía. Porque se puede salir de muchas formas distintas, pero un día por ahí tiene que ser algo abierto, espontáneo, relajado. Puedes salir de casa con una idea más o menos concreta de lo que quieres hacer, pero es posible que acabes haciendo dos cosas menos y tres cosas más de las que tenías en mente. Sólo se necesita un día libre, arreglarse un poco -un término medio, ¡nunca se sabe dónde acabaremos! Yo una vez acabé celebrando nosequé del Unicaja y ni siquiera me gusta el baloncesto- coger el bolso y salir...por ahí.

Todo empieza con pintarse los labios. Habrá quien se los pinte en su día a día, pero en mi caso, teniendo en cuenta que en mis actividades cotidianas a) es probable que me suba a una mesa imitando a un velocirraptor de buena mañana o b) estoy en casa cosiendo criaturas textiles, me maquillo lo justo para soportar mi reflejo en superficies pulidas. Y cuando me siento en el autobús con un buen rato de trayecto por delante dispuesta a pasar un distendido día por ahí, saco del bolso la barra de labios y el espejito y juego a que soy capaz de ir peinada y maquillada por un día.



Podría pasearme por ahí sola, por supuesto, pero en mi opinión un día por ahí es mejor pasarlo en compañía, así que allá hemos ido mi querido Javi y yo a donde nos llevara la corriente: a un buffet libre de comida china vegetariana donde hay un señor muy majo y muy vital que te dice "¡no comer carne! ¡no comer carne! ¡yo ochenta años, nunca carne!"; a mirar telas aquí, a buscar tules allá, a escoger cintas y cuentas, a suspirar frente a vestidos que no te caben, a una cafetería bonita con un montón de cupcakes que no puedes probar porque aún te sale el tofu por las orejas (lo sé: ¡delito!). Y a reírse porque sí.



Love is... Bakery, Alameda Principal 37

Y encima he conocido ¡por fin! a Poki, mi sobrino perruno, ¡viva! Se suponía que no lo vería hasta el viernes, pero de repente he doblado una esquina y allí estaba, ¡cosas que pasan en un día por ahí!



Yo quiero más días por ahí, ¡son absolutamente necesarios! ¡Regálate un día por ahí, hombre ya!

12 comentarios:

Lady Ankas dijo...

Lo primero que tengo que decir es que ese perro es un calco de una de mis perras :-D yo a esa 'raza' los llamo Lilo Guillenero (porque mi perra se llama Lila y me la encontré en un pueblo llamado Guillena jeje). Es bueno a veces despejar la mente de esa manera, coger el bolso, ir a la puerta de casa, mirar al salón y decirle a la ropa que aún está por doblar: ahí os quedáis, a ver si os dobláis solas ya que sois muy grandes!! y salir con una sonrisa en la cara. Comenzando así ningún ratejo fuera de casa puede ser malo :-)

El hada de los hilos dijo...

Hola,primero de todo decirte que me encantan tus creaciones,te conozco de hace unos dias...bueno yo también necesito ir un dia por ahí y lo necesito yaaaaa jijiji aunque sea sola,de vez en cuando hay que desconectar de la costura o de crear con nuestras manitas,besos y un fuerte abrazo!
Saludos de una hadita!

Julia Cupcakes Málaga dijo...

Me encantas desde que te conocí. Cuando veo en el blog una entrada tuya, me muero de ganas por leerla... Gracias por tener ese sentido del humor, y contar lo que muchas pensamos tantas veces. Yo personalmente me reconozco en gran parte de tus comentarios. Jejeje! Un abrazo guapa!

Verónica dijo...

Me encantan los días por ahí, de ir a tu bola, de pararte sin prisas, de cambiar el rumbo, de girar hacia una calle y sorprenderte por un encuentro con un mago de pompas de jabón o una exposición que no sabías que exístia. La vida esa maravillosa aventura que cada uno escribe con sus actos, pensamientos, palabras y días por ahí. Gracias Ylenia.

THE YLLW LINE dijo...

¡Qué geniales los días por ahí! ¡Me han entrado unas ganas terribles de tener unooooo! Por cierto, te queda genial el pintalabios rojo, estás guapísima. Me ha hecho mucha gracia tu comentario sobre el maquillaje y los fastidiosos reflejos, jajaja, a mí me pasa igual. ¡Qué buena pinta tiene esa cafetería! Mmmmm... Y qué chulo el mensaje escrito con judías de caramelo. Besicos!

el joyero de lolita dijo...

Haces que todo parezca tan bonito...
Un bsito muy fuerte.

Maria José Cazalilla dijo...

me encanta la forma en que cuentas las cosas, me haces reir ( que tanto se necesita eso en estas épocas) de forma espontánea y quiero seguir leyendo y leyendo, no quiero que la entrada acabe!!! :)
gracias por ser así, desde tu blog y desde tu persona, no te conozco directamente pero sé que tienes que ser una persona muy especial ;)
gracias por ser así, y...regálate muchos días por ahí!!!!!!!!!!!! ah!!!!!!!!!! y sobre todo: SIGUE CREANDO!!!!!!!!!

LA MALETA DE NA dijo...

Genial tu dia por ahi...

Adictaaloscomplementos dijo...

di que sí, esos días son de lo mejorcito!
que guapa estás con los labios rojos!
mua

Tàlia dijo...

jajaja!!!me encanta leerte...todos nos merecemos un día por ahí al menos una vez al mes

Débora.- Monerías dijo...

Jo qué bien!!! Yo hace que no tengo un día de esos.... No me acuerdo!!! u.U
¡Deberían de ser reconocidos como derecho fundamental de las madres! Un día para mi sola... ais!
Te queda genial el pintalabios rojo! Un besete preciosa!

Carolina dijo...

¡Qué maravilloso "día por ahí"! :D

El restaurante del señor mayor lo conozco! Qué recuerdos...ya no vivo en Málaga y cuando vuelvo apenas me da tiempo a ir a todo. Entre otras cosas, me he perdido el Craftma :(