martes, 8 de diciembre de 2015

La mejor medicina


Yo no sabré muchas cosas, pero si algo he aprendido es que dormir bien, levantarse sin prisas y pasear bajo los árboles es la mejor medicina cuando una se siente un poco fuera de su centro.










Estuvimos en un bosquecito que hay no muy lejos de aquí, donde se puede escuchar al arrendajo -uno de mis pájaros preferidos- graznando entre los árboles y ver a los carboneros garrapinos saltando de rama en rama. Mientras exploraba los alrededores me entretuve en recoger tomillo para preparar sopa y coscoja y pino para la decoración invernal de La Casita Marrón. Tenía ganas de hacer una corona de ramas de pino y creo que no ha quedado mal del todo; la base es el asa de madera de un bolso que me dio mi amiga Eva para desmontar, y he usado un cordón dorado para mantener las ramas en su sitio. Ahora me debato entre dejarla así o añadirle más detalles.



Por cierto, ¿habéis probado la infusión de agujas de pino? Al parecer tiene mucha más vitamina C que la naranja. Yo la probé el invierno pasado y está bastante buena.


Espero que hayáis pasado un buen puente, ¡vamos a por el miércoles con energías renovadas!

2 comentarios:

Lucía - Detalles y mas puntadas dijo...

Cuanta razón tienes, estar descansada y el aire libre te quita todos los males, y te ayuda a pensar con claridad. La corona te ha quedado muy mona, no se en que adornos has pensado, pero así ya queda muy chula. Un besito

Noa dijo...

Pues nunca he probado una infusión de pino, pero gracias por la recomendación.
Tiene una muy buena pinta.