lunes, 21 de abril de 2014

Diversiones pequeñas


Cada uno se entretiene como puede, o como quiere. Esta Semana Santa hemos ido al pueblo de Javi y básicamente me he dedicado a comer como una ballena entretenerme con cosas tan simples como pasear buscando tesoros, espiar a los jilgueros, rondar la huerta del vecino como si las cebollas y las habas fueran a saltar a mis brazos o agarrar las figuritas de la estantería y llevármelas de excursión a los naranjos.







También he aprovechado para avanzar la funda de cojín que llevo cosiendo desde el neolítico. De hecho mi técnica es muy primitiva, pero gusta mucho cómo está quedando y ya me falta poquito para terminarla. O igual me vuelvo majara y la cosa acaba en colcha.




Si no cosía, hacía punto. Cuando lo hago en compañía sólo uso el punto bobo, y así puedo charlar tranquilamente sin despistarme con los derechos y los reveses.




Me encanta descubrir cosas de los lugares que visito, como flores que no conozco o pájaros que no suelo ver. Estoy casi segura de que vi un águila real, y es algo que me hace muchísima ilusión; no en vano la elegí como compañera. Una de las peculiaridades que tiene el pueblo es que está lleno de fósiles porque hace millones de años aquello fue el fondo del mar, y a poco que prestes atención encuentras amonites de todos los tamaños. O tesoros tan sorprendentes como un botón de la época romana.




Siempre me cuesta un poco hacer la maleta de vuelta. Al menos aquí sigo escuchando al cuco, aunque salga de un reloj. Y aún me quedaba el domingo de hornazos.



Espero que vosotros también hayáis pasado una semana estupenda y tengáis energías renovadas para comenzar ésta que empieza, ¡que es Primavera y hay mucho que disfrutar!





2 comentarios:

THE YLLW LINE dijo...

¡Vaya fotos más estupendas! ¡Has disfrutado de lo lindo, sí señora! Y de las pequeñas cosas, que son las mejores. ¡Qué envidiaca! ¡Besetes!

Muchacha zángana dijo...

Ylenia, qué agustico se ve que has estao! Me chiflan tus hallazgos!! Y el cojín o proyecto de colcha, está precioso! Poquito a poco uno se entretiene :)
Yo lo he pasado entre libros y algún que otro scanso campestre.
Un besico gordo!