sábado, 29 de marzo de 2014

El fondo del mar

La sirenita de este cuento, que ya pudísteis ver aquí, ha estado un tiempo en el limbo de las criaturas supercursi que no saben en qué van a acabar. Comencé a crearla con una idea en mente, pero cuando estuvo terminada algo no me cuadraba, y ahí la tuve metida en una cajita turquesa, asomándome a mirarla de vez en cuando y tratando de encontrar la forma de hacer brillar a esta pequeña muchachita rubia. Hasta que una tarde, después de haber tomado dos cafés (lo que en mí equivale a haber merendado en una rave) y pasear/charlar/planear con mi amigo Javi, se me encendió la bombilla justo antes de subir al autobús que me llevaba de vuelta al pueblo: "¡Voy a crear un fondo marino para ella!".

El autobús es uno de mis sitios preferidos para pensar. Como no conduzco, me he pasado mis buenos ratos esperando en la parada, y siempre que algún vecino o conocido se ofrecía a llevarme, yo lo rechazaba amablemente con alguna excusa porque no quería renunciar a mi ratito de abstacción absoluta, iluminación espiritual o drama solitario acompañado de canciones lacrimógenas en plan videoclip, según el momento. Soy una de esas personas que necesitan estar mucho tiempo consigo mismas, sin interrupciones del exterior, y un asiento al final del autobús es el lugar perfecto para ello.

Y así, entre los asientos tapizados de gris con palabrotas escritas con rotulador, los recortes azules, verdes y plateados del taller y mucho tul, fue tomando forma este pequeño fondo del mar en el que nada muy contenta la sirenita.








Si quieres que te acompañe en tus sueños de sirena (en los que por supuesto nadas grácilmente y no pareces una gamba con convulsiones - no me digas que nunca has intentado hacer la sirena en una piscina), puedes saber más sobre ella aquí .

Y como siga lloviendo de esta manera, más nos vale enfundarnos nuestra cola de escamas plateadas, ¡feliz sábado a todos!





4 comentarios:

ZEPETIT dijo...

Que cuqui!

Feliz dia.

Zepequeña.

Artedetei dijo...

Te ha quedado monísima, me encanta

THE YLLW LINE dijo...

Si ya era una monada la muñeca en sí, con ese fondo marino está increíble! Hay veces que merece la pena dejar enfriar las ideas y con el tiempo, todo se completa. ¡Tres hurras por el autobús inspirador!

Rous Tm dijo...

Bonita como ella sola!

La Sirenita fue mi cuento favorito de niña, hubo un tiempo en que lo único que dibujaba eran sirenas, que tiempos!

Ésta es preciosa, valió la pena la espera para esta pequeñita <3

Saludos!