domingo, 23 de febrero de 2014

Confesiones de la Señora Wilson

Estos últimos días he sido algo así como una Brian Wilson del craft. No por lo de genio, sino por lo de majara. He puesto el taller patas arriba, me he tirado al suelo, he emitido grititos y gruñidos, conversado con las criaturas que cosía y reído malevolamente al darme cuenta de que de un error salía un acierto. También me he agobiado mucho porque parece que por más que le eche entusiasmo y trate de organizarme, siempre surgen inconvenientes e interrupciones aquí y allá que tiran por tierra mis listas y propósitos. Me cuesta concentrarme y me persigue la sensación de que no me llega el tiempo.






A veces me gustaría hacer como Brian, encerrarme durante días, volverme loca del moño y que pase lo que tenga que pasar. Pero ahora tengo mucho sueño y me voy a dormir, porque Brian merendaba bocatas de LSD pero servidora no puede acercarse al café después de las doce del mediodía. 

¡Que empecéis bien la semana!

5 comentarios:

Manualmente Lunática dijo...

jajaja no veas como te entiendo.... pero compensa, con las maravillas que haces... ains ese librooooooo que pinta tiene, un mega abrazo

Muchacha zángana dijo...

Tu locura se transforma en arte. ylenia, que todos los locos fuesen como tú <3 el mundo estaría lleno de hermosuras!!

Inma Molina dijo...

¿sabes una cosa? tengo un boceto de un minilibro desde hace 2 otoños, me acabas de recordar que tengo que ponerme y hacerlo de una vez.
Tu librito se ve precioso <3
Me encanta tu taller a lo loco con mecedora incluida y tengo curiosidad por saber como es ese libro que se ve entre tanto caos de "Coser y cantar"

THE YLLW LINE dijo...

Jajajaja, mucho ánimo, guapa! Pero si después consigues bellezas así, esos arranques de locura tienen un final feliz.
¡Pero qué maravilla de libro! Buahhh! ¡Enhorabuena!

Ichi.chan dijo...

A mi me pasa lo mismo. Me empiezo a desesperar y al final siempre acaba saliendo algo mejor y ya puedo tirar de ahí.