sábado, 19 de septiembre de 2015

Todo lo que cabe en un Verano

Ya nadie parece acordarse de que todavía es Verano, aunque solo queden cuatro días cada uno sutilmente más corto que el anterior. Hace semanas que tenemos la mirada puesta en lo que está por venir, que siempre parece más lustroso y emocionante, y los horarios y los armarios se van adaptando sin estridencias, casi de puntillas.

A mí también me apetece que llegue el Otoño, claro que sí. He aprendido a apreciar cada estación, a ver la magia que se esconde en todas ellas, a inventarme tradiciones e ilusionarme con posibilidades. Pero este Verano es difícil de dejar ir porque ha sido muy, muy bonito. Ha sido genial.











1. Mis botitas de aventurera 2. La primeras moras 3. Ganso mágico 4. De camping 5. Exoesqueleto de avispa 6. Escaramujo 7. Embalse de los Bermejales 8. Cruzando puentes colgantes en el sendero Tajo de los Bermejales 9. De paso por Grazalema, asignatura pendiente


Me he bañado en aguas dulces y saladas, tan cristalinas que podía ver a los cangrejos ermitaños caminando por el fondo; he escuchado el ulular de un búho resonando entre las paredes rocosas de un valle, he recogido moras y me he colgado plumas del pelo. He visto atardecer entre los naranjos con los murciélagos revoloteando sobre mi cabeza y me he sentido profundamente feliz. He conocido a una pareja francesa de catadores de vino que lleva cinco meses recorriendo España y Portugal viviendo prácticamente en su coche y me ha confirmado que lo que todos se empeñan en decirte que no se puede hacer SÍ se puede hacer, y que compartir comida de lata y una botella de cerveza junto a la tienda de campaña también puede ser una cena de lujo. He visto cambiar el paisaje de desértico a frondoso y he apreciado la belleza particular de cada uno. He sonreído al verme las piernas llenas de arañazos porque me los había hecho recorriendo caminos frecuentados poco más que por cabras montesas. He perseguido mariposas, he visto anémonas y ardillas y urracas y gansos y he encontrado todo tipo de tesoros de la Naturaleza. He visto mi pelo de sirena bajo el agua. He bailado como si nadie estuviera mirando y me he reído muchísimo.













10. El Valle de Abdalajís tiene un lugar especial en nuestro corazón 11. Mariposa podalirio - Iphiclides podalirius feisthamelii o cómo me encanta investigar y aprender sobre todo lo que veo 12. Antiguo poblado de La Sauceda, en Cortes de la Frontera 13. Mechón de pelo de vete tú a saber qué animal pero yo me lo he traído. Se avecina una entrada sobre tesoros de la Naturaleza 14. Entre naranjos 15. Nido de jilguero 16 y 17. Cabras montesas en el Valle de Abdalajís 18. Mi cabra montesa preferida 19 y 20. Cádiz, que merece otra entrada aparte


Próxima estación: Otoño



2 comentarios:

Lucía - Detalles y mas puntadas dijo...

Unas fotos preciosas.

LOLA dijo...

Qué interesante todo!!!!! Las fotos muy bonitas!!!!