lunes, 25 de agosto de 2014

Verano, y lo que queda

Mi verano ha estado siendo un poco raro, lento, corto, antiverano a ratos. Es una estación en la que se suelen poner demasiadas expectativas, y a veces sucede como con las nubes, que las ves ahí arriba y parecen mullidas y abrazables, pero cuando bajan y te ves en medio de ellas extiendes los brazos y no hay nada. Estás en la nube, pero no puedes tocar la nube.

Aun así, echo un vistazo a estas semanas atrás y encuentro muchos momentos sueltos que son los que probablemente recordaré del verano dosmilcatorce, más que las tardes muerta de asco deseando estar en éste o aquel lugar haciendo ésta o aquella cosa. Es típico y tópico eso de los pequeños momentos, los pequeños detalles, pero es así. Monet se liaba a hacer puntos de colores que solo a partir de cierta distancia se transforman en un paisaje, y nosotros a veces somos muy de pegar las narices al cuadro y decir "¡pero si aquí no hay más que puntos!".


 

 

 


 


 

1. Pantano de El Chorro 2. Amorcito 3. El día que eché a andar y llegué al quinto pino y me comí un helado 4. En mi familia los platos se preparan bonitos 5. Horquillas para un flequillo creciente 6. Mini cómic que le hice a Jesús para su cumpleaños 7. Merienda sorpresa


De paisajes, por cierto, no me puedo quejar. Por fin pudimos hacer una escapadita y pasar unos días recorriendo la Sierra de Tejeda, Almijara y Alhama, el Valle de Lecrín y algún pueblo de la Alpujarra. Estuvimos en un camping de los de toda la vida, donde los niños se hacen amigos y saltan de la bici como si les quemara para comprarse un helado en el bar. Nos dormíamos escuchando al búho (y a las niñas cantando canciones de Malú a grito pelao) y nos despertaban las urracas. Íbamos a bañarnos al embalse mientras la gente aun desayunaba y aprovechábamos lo mejor del lugar. Nos adentramos en los Tajos de Alhama. Bebimos agua medicinal en Dúrcal. Compramos magdalenas gigantes en Lanjarón y tuvimos que volver a por más. Manoseamos los mapas, escuchamos a los Beach Boys mientras atravesábamos campos áridos e hicimos un máster en comidas de lata aptas para vegetarianos.









1. Embalse de los Bermejales 2, 3 y 4. Mirador en el Valle de Lecrín 4. Moras recién cogidas para desayunar en Órgiva 5. Ardilla en la Pantaneta de Alhama 6. Chocolate fondant en Lanjarón

Casi siempre ando haciendo fotos de detalles y me olvido de salir en ellas (y en cierto modo lo evito porque poso fatal), pero a ver quién es la guapa que le dice que no a la combinación puerta azul + cestos + tarros de miel + macetas de esta tiendecita de Lanjarón.





Y lo que queda de verano.


















8 comentarios:

La Marïmantah! dijo...

Pues tu verano mola!! Y lo explica usted con un detalle que parece que haya veraneado yo a la vera suya!!

THE YLLW LINE dijo...

Tiene muy buena pinta tu verano! Unas fotos fantásticas. Y, como bien dices... ¡quedan los últimos coletazos! Besicos!

Canela y Naranja dijo...

Me siento completamente identificada con tu concepto del verano, no se me ocurre una metáfora mejor que la tuya de las nubes para definirlo.

Anónimo dijo...

Buen verano, campestre como a mi me gusta y con mucha paz, mucha paz!! besitos de Sevilla, Ani.

Petite Blasa dijo...

Pues a mí, que me he pasado el verano poco menos que encerrada en casa estudiando, sufriendo el dolor del siglo por culpa de una muela del juicio y, en definitiva, muriéndome del asco... me parece que tu verano no ha estado nada mal :) Ha tenido mucho de lo que me gusta a mí: escapaditas tranquilas, naturaleza y buena compañía.

Alas de Lona dijo...

¡Qué bonitas fotos! Creo que llevas un bonito verano. Para que te consueles, yo he estado trabajando todo el verano. Me he cogido la última quincena de agosto de vacaciones, pero entre dos días que necesito para relajarme y situarme cada vez que voy a un sitio nuevo y que me han llamado de la oficina varias veces, esto es un asco. Por lo menos he visto cosas, he estado en la playa y me he puesto morena. ¡menos es nada! ¡Un beso!

mayninetes dijo...


qué resumen más bonito!!! Preciosas las fotos...me he quedado con el detalle del flequillo creciente....yo lo intenté y desistí!!! Vuelvo a tener mi mini-flequillo!!! lo amo por cómodo y fresquito!!!
He leído también tu entrevista...jijiji me has hecho sonreír!!! Te doy tooooda la razón en tu definición de AGUACATE!!!!
Yo todavía estoy disfrutando del verano....cuando todos vuelven, yo empiezo mis vacaciones!!!!! ole ole!

Lua Seomun dijo...

Que entrada más bonita, eres tan preciosa! besitos :)