martes, 28 de junio de 2011

Daikiris y los vasos de colores

Yo no creo en eso de pagar por los pecados, pero lo que es seguro es que este resfriado veraniego que tengo es el precio por todo lo que hice el sábado por la noche.

La fiesta del daikiri fue genial, fantabulosa y muchas otras cosas más; Inma había conseguido un juego de luces de colores y una pequeña máquina de humo que hizo que su salón se convirtiera por unas horas en una discoteca, pero una discoteca con una mesa llena de cosas ricas y un cuarto de baño limpito, ¿qué más se puede pedir? ¡Inma es la anfitriona revelación!



Con los daikiris no cometí ningún exceso, me bebí dos de melocotón que estaban requetebuenos y apenas sabían a alcohol. Pero con el baile... ahí lo di todo. No recuerdo haber bailado así en mucho tiempo, al menos no en público. Sonaron canciones que siempre quise bailar en una fiesta pero que obviamente no suelen pinchar, como Everlasting Love de Love Affair o Bossanova de Marisol.


Ahí estoy yo dándolo todo

Y no hablemos del karaoke.

Así que, después de maltratar a mi pobre garganta con bebidas heladas y bailes desenfrenados frente al aparato de aire acondicionado, he pasado unos días a base de yogi tea calentito que me dio Eva (¡muchas gracias!) y que está la mar de bueno. Pero en fin, es verano y yo estoy frita por preparar limonada con hierbabuena y otras bebidas estivales, y sobretodo tomármelas en los vasos de colores del campo de mi abuela.



No supe cuál había sido el destino de aquellos vasos tras la venta del campo de mi abuela, y ya me temía lo peor cuando un día salió la conversación y ella dijo que los tenía guardados en casa, y no sólo eso, sino que me los daba. Yo creo que no puede imaginarse la ilusión que me hace tener esos vasos en la casita marrón, añadir nuevos recuerdos a los que ya traían consigo: mi primo y yo escogiendo el color del vaso, la fanta de limón fresquita, la mesa de piedra del jardín, la piscina de goma + el flotador bonito de cisne, las cenas en las que invariablemente yo terminaba la última... podría seguir hasta el infinito, y hasta ponerme triste. Aunque hace poco mi primo aportó un nuevo recuerdo que me hizo reir (es que a mí me hace mucha gracia mi primo): "¿Te acuerdas -dirigiéndose a mi hermano- de cuando veíamos Bola de Dragón todas las tardes con nuestro tazón de chococrispis y luego nos íbamos a buscar piñas con la bicicleta, esa que tenía el sillín que parecía un plátano?".

Estaría bien volver a intentar montar en bicicleta. Y comprar una botella de fanta de limón.

¡Feliz martes a todos!

8 comentarios:

DIVANITAS dijo...

jiji, esas fiestas son las mejores, yo también en una disfrazados de los años 70 en plan disco me lo pasé genial y siempre la recordaré, y felicidades por los vasos, son chulísimos, y los recuerdos muy bonitos, me has hecho recordar también mi infancia, yo estaba enamorada de goku y se reían de mí, jeje, un besito y a preparar limonada!

mayninetes dijo...

jo....q ganas de bailar me han entrado!!!! jajajaja yo ultimamente, de bailes....pocos ;)
los vasitos son preciosos......y los recuerrdos tb. A mi a veces no me gusta recordar....me pongo triste....y como soy muy llorona y sentimental...jijijiji

Melma dijo...

Aiiiis!! Por aquí también andamos resfriaillos! Pero lo nuestro es de fregar el patio pa poner el charquillo hinchable jajajajajajaja
Me alegro que al menos no te dislocaras un hombro o una rodilla ¡Que bailar es un deporte de riesgo! jajajajajaja Bastante peligroso :P

Los vasos de campo de tu abuela son la caña! Qué chulos!!! Aiiiiis! Que ya me has hecho recordar mis salidas al campo con mis abuelos, la tortilla de patatas, los filetes empanaos, las sillas de rayas, mi abuelo y su peine, aquella vez que mi abuela se cayo de culo, la vez que se cayó la paella y nos quedamos sin comer, las risas con mi hermana, las tonterias que se llegan a decir de pequeño jajajajajajaja y sí, así hasta ponerme triste yo también ¡Aiiiis! Pero qué buenos tiempos, leches! Y sí, Gokuuuuuu!!! Si es que siendo frikísima, no podía ver yo otra cosa jajajajajaja

¿Has visto? Casi tengo un minihuerto en la terraza jajajajaja Este año me han faltao los tomates y las berenjenas :P Alguna planta de calabaza me ha salido entre las clavelinas, veremos a ver qué nos hace jajajajaja

Muchos besitos guapísimaaaaa!!

Eva de andar por casa dijo...

quiero ir a la casita marron y tomar fanta en un vaso de color... Ma quedao un poco Papa Topo jajajaja. ayyyy mi Yle de mis entrañas!! Te como toaaaaa, con yogui te incluido!! jajaja... que tambien lo puedes dejar enfriar, meter en la nevera y tomarlo fresquito... y esta... super ricoooo!!!
BESAZOOOOOO!!!

Madrid Naïf dijo...

Toma ya!!! esos vasos también los tenía mi abuela y aún andan por la casa de campo de mis padres, pero muuucho más viejitos que los tuyos.

ImasDmasM dijo...

Primero me han entrado unas ganas tremendas de bailar y de empezar a disfrutar del verano. Aquí en Bilbao, después de dos días de más de 40 grados se ha puesto a llover y, de repente, nos hemos visto con 20 grados menos, de un día para otro. ¡No necesitamos el aire acondicionado para pillar un buen catarrazo! jajaja
Luego, tus recuerdas me han traído a la memoria los míos propios...ainss ¡qué bonitos!
Decirle a Divanitas que la comprendo, yo también me enamoraba de los protas de los dibujos japoneses, a mí me pasó con los caballeros del Zodíaco (qué pelo más bonito tenían ja ja ja) Con Anthony o Terry de Candy Candy...y no sigo porque no acabaría ja ja ja ja

Arykell dijo...

Yo no se porque me junto con vosotros, si sois super aburridos, LOL

JaviDeco dijo...

Jejeje, menuda fiesta!! Inma subió el nivel un montón!! Y las locuras de mi IPod sonando a toda leche, creo que me gustaría ser Dj profesional solo para poner música así de inesperada en una vintage rave!!!